sábado, 26 de junio de 2010

Por qué la huertita es como es...

Los que pasan por la huertita se pueden extrañar de que su aspecto sea tan lejos del aspecto de una huerta tradicional, con la tierra descubierta y las verduras y aromáticos plantados en surcos ordenados y simétricos.
 
Hay muchas formas de hacer huerta y de estimular el crecimiento de las plantas, y precisamente la filosofía de la horticultura biológica comprende como buena práctica el plantar según las condiciones medioambientales de la zona.  En zonas con bastante lluvia y una tierra blanda y fértil como ciertas zonas del norte de España, un huerto con surcos y con la tierra descubierta puede ser una decisión bastante acertada.

No obstante, en el pleno centro de Madrid ,tenemos a nuestra disposición un suelo compacto, pobre y lleno de escombros y un verano caloroso, soleado y con poca lluvia.  Por estos motivos hemos optado por un diseño de bancales elevados (también conocidos paradójicamente como bancales profundos) y un acolchado de tréboles y hojas viejas.  El diseño asimétrico y curvado de los bancales es sencillamente una preferencia estética, no obstante su altura y anchura tienen varios beneficios, por ejemplo:
  • Imponer un suelo suelto y rico en abono natural (compost y estiércol) por encima del suelo pobre y arenoso de la ciudad.
  • Trabajar la huerta sin hacernos daños en la espalda al tener que inclinarnos menos para desherbar, regar, etc...
  • Poder plantar, regar, desherbar, etc... cualquier parte de la huerta sin pisar los bancales (esto compactaría la tierra y podría matar plantitas que apenas están saliendo de la tierra).

Otra cosa que sorprende muchas personas es que la huerta "está sucia" y tiene por todos lados lo que a muchas personas les parecen "malas hierbas".  De hecho, ambas cosas traen muchos beneficios:
  • Tanto el trébol como el acolchado de hojas viejas y trozos de madera protegen el suelo del sol, haciendo que el agua del riego no se evapora sino que penetre en el suelo.
  • Ambos también hacen que sea mucho más dificil que salgan otras hierbas adventicias.
  • El acolchado de hojas viejas fermenta poquito a poco, depositando nutrientes en el suelo de forma natural y gradual.
  • El trébol, siendo una planta leguminosa, tiene unos nódulos en sus raices de unas bacterias simbióticas llamadas Rizobia que producen y depositan en el suelo unos compuestos nitrogenados totalmente naturales (el nitrógeno es uno de los compuestos del abono tradicional).  Tampoco consume mucha agua ni compete con las demás plantas por nutrientes en el suelo por lo que es un amigo 100 bienvenido en nuestra huerta!!!

 Podéis leer más acerca de bancales elevados, acolchado y la fijación de nitrógeno por plantas leguminosas en las siguientes webs:
¡¡¡Esperamos veros el domingo para comentar estos y otros temas!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada