miércoles, 27 de octubre de 2010

Los mejores aromáticos: La Albahaca

Los aromáticos son plantas en general muy fáciles de cultivar y que dan un toque especial a cualquier huerto o jardín.  Con un mínimo de cuidados y de agua podemos aprovecharnos de sus propiedades beneficiosas para las demás plantas de su entorno, disfrutar de sus aromas al pasar a su lado, utilizarlos para enriquecer nuestras recetas y hasta secar sus flores y hojas para hacer nuestras propias infusiones.   

Por lo general, los aromáticos requieren mucho sol y un suelo con un drenaje bastante bueno, además están especialmente aptos para nuestro clima ya que la mayoría no necesitan mucha agua.  Por todos estos motivos, dedicamos esta entrada a uno de los aromáticos más comunes y útiles, la albahaca!
 
Albahaca (Ocimum basilicum)

La albahaca es un aromático anual que se reproduce mejor por semillas, aunque también puede reproducirse por esqueje.  Es originario de la India y de Irán y era utilizado por los egiptos en el proceso de momificación.  Fue traido al Mediterraneo por los griegos y para los romanos era considerado como símbolo de los enamorados.  Actualmente en la localidad valenciana de Bétera se cultivan ejemplares para la ofrenda dedicada a la Virgen de la Asunción, en la tradicional fiesta de "Les Alfàbegues".  Existen hasta 40 tipos distintos de albahaca; en nuestra huertita tenemos albahaca genovesa y taiwanesa.

Hoy en día se utiliza más que nada para la cocina, sobre todo en recetas italianas, como el pesto genovés, y asiáticas, como los rollitos frescos vietnamitas.  También se pueden utilizar las hojas troceadas o enteras en ensaladas o añadirlas a cualquier plato de pasta.  No obstante, también tiene usos medicinales al tener propiedades digestivas, sedantes, y antiespasmódicas, pudiendo tomarse solo o mezclado con otras hierbas como infusión. 

Se pueden conservar las hojas enteras durante un tiempo breve (4 o 5 días) en una bolsa de plástico en el frigorífico, no obstante para conservar las hojas durante mucho tiempo, es mejor congelarlas mezcladas con agua en cubiteras de hielo.  Aunque se pierde algo de sabor, si se van a utilizar para infusiones las hojas se pueden secar.

Las semillas de la albahaca se deben sembrar en primavera después de que ya no haya peligro de heladas ya que la planta está muy sensible a las temperaturas frías.  Se debe de podar de forma frecuente, cortando los extremos de los tallos.  Este cuidado ayuda a mantener la planta compacta y a retrasar la floración.  Una vez la planta haya florecido, se pueden guardar las semillas para la siembra del siguiente año.  Es beneficioso plantarlo cerca de tomates, pimientos o cualquier otra planta que sufre pulgones ya que éstos evitarán su aroma.

Os animamos a leer más acerca de la albahaca en los siguientes enlaces de Infojardín, Euroresidentes y Wikipedia, y si queréis disfrutar de una plantita en vuestra casa durante el invierno, pasad por la huertita y os regalamos una!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada